«El Cosita» mató a otro recluso en el penal

En esta jornada de lunes, Canal 12 de Montevideo informa que Diego de León Conde “El Cosita”, mató a otro recluso en el penal de Libertad.

«El Cosita» trabaja repartiendo comida en las celdas del penal. El domingo, al pasar por una celda con la entrega, un preso lo atacó con un cuchillo sin alcanzarlo. El Cosita se apoderó del arma blanca y le dio un puntazo al agresor que le provocó la muerte.

 

«El Cosita» y «El Sapo» descuartizaron a otro preso

El 25 de diciembre de 2005, «El Cosita» y «El Sapo» descuartizaron a «El Caramelero».
Aquel asesinato es recordado como uno de los más sádicos de la historia del sistema carcelario del Uruguay.

Ese 25 de diciembre, en la celda 106 del sector E del penal, estaba preso Ruben Julio Domínguez da Luz, «El Caramelero» junto a «El Cosita» y «El Sapo».
«El Caramelero» estaba preso por «coautoría de homicidio especialmente agravado». Domínguez fue uno de los tres hombres que habían violado y matado en el año 2003, a una liceal de 14 años en el barrio Colón, de Montevideo.
«El Sapo» Rafael García Rodríguez y «El Cosita» Diego de León Conde, llevaban sólo 20 días presos, por múltiples violaciones, atentado violento al pudor y los homicidios de dos jovencitas en el barrio Borro.

Estos dos delincuentes, dijeron que mataron a «El Caramelero» porque se pasaba burlando de la forma en que había violado y matado a la chica de 14 años.

Los detalles de la brutal acción sorprendieron a los propios policías. Mataron al preso y luego lo descuartizaron, llegando a tirar los brazos, hacia el pasillo que une las celdas del penal. En aquellos tiempos, los presos estaban en las ya clausuradas «latas», que eran unos contenedores de metal.

Cuando los policías entraron a la celda, el panorama era terrible. Los dos asesinos estaban sentados en medio de un charco de sangre.
Además de los ante brazos que estaban tirados en el pasillo, habían decapitado al «Caramelero» y le habían sacado varios órganos, incluído el corazón.

En aquel entonces, las autoridades del sistema carcelario, decían que no se había visto un asesinato de estas características en, por lo menos, 30 o 40 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Querés chatear con Jesus Ferreira?